Veo la luz al final del túnel

24 septiembre, 2011

No sé exactamente cuando empecé a cuajar la idea de darle un giro a mi vida. De cambiar y probar cosas nuevas. No es algo reciente. He estado varios años dándole vueltas al tema.

En mayo finalmente decidí pedir la cuenta en la empresa donde he trabajado durante más de diez años. El ‘bye bye’ fue un subidón total. Decir ‘adios’ a una multinacional es como plantar un árbol o escribir un libro. Te realiza en la vida. Un momento para el recuerdo: “Sí, hola buenos días señor de RRHH, nada que venía a verle porque quiero renunciar, quiero irme a vivir con mi novio -que me hace muy feliz- a Barcelona”. Grande, muy grande.

Los días siguientes fueron dificilísimos. Mucho miedo, mucha incertidumbre, mucho vértigo. Después de estar durante meses rumiando la decisión de irme y dejar el trabajo, nunca pensé que una vez hecho muchos de mis amigos me iban a mirar con cara de espanto cuando se lo contaba. No estaba preparada para esa reacción.

A veces sentí que les había contado que me iba a tirar de un noveno, en lugar de que había renunciado. A algunos tuve que consolarles. Esas caras de pánico y oir en boca de otros, mis propios miedos me dejó KO. Jode mucho, pero  entendí que es una respuesta normal y  detrás está la mejor de las intenciones.

Me estoy enrollando.

Ahora viene lo bueno. Lo de la luz al final del túnel. El final feliz. Bueno pues hay que esperar unos dos meses para eso. He estado jodida. Al llegar de vacaciones a finales de agosto, me obsesioné por encontrar un trabajo.

A principios de septiembre busqué con todas mis fuerzas, días y días. Moví contactos, eché cientos de solicitudes, me piqué como una china mi currículo en un montón de webs de empresas (sí tengo que confesar que multinacionales la mayoría), hice entrevistas y parecía que algo iba a salir. En esos días sentí que no podía estar bien hasta que no encontrara trabajo. Estaba angustiada. No disfrutaba de nada porque en mi cabeza “los parados” (aunque sean por propia elección) no pueden ser felices.

Esta semana se cayeron todas las posiblidades inminentes de empezar a trabajar. Me llamaron y me dijeron NO en la empresa dónde parecía que sí entraba. ¨Lo sentimos mucho¨.  Bajón total. Berrinche. Catástrofe. Disgusto. Me pasé un día llorando. Lloré mucho, pero en realidad no porque no me hubieran dado el curro, sino porque ahí sí que comprendí que “todo había cambiado”, que no iba a volver a lo mismo. Aterricé, toqué con la barriga en el suelo. Y al tiempo que lloraba, no sé muy bien cómo volví a acordarme que YO NO QUIERO LO MISMO ¿Cómo me había olvidado? Retomé, el quiero un nuevo proyecto que me haga feliz. Quiero hacer cosas que me llenen. Sé lo que quiero y para conseguirlo sé que me tengo que meter en una ruta desconocida. Tengo que aprender, leer, moverme.

Ahí es cuando vi la luz al final del túnel. Siento que he digerido ¨el cambio¨ que  era una fabada pesadísima, muy espesa y con mucha mucha grasa. Un cambio lleno de tocino, panceta, chorizo y morcilla. Yo soy medio vegetariana pero ya lo he procesado.

Ahora estoy contenta, tranquila y de nuevo he recuperado el optimismo. Esta semana he visto vídeos muy inspiradores como el de Emilio Duro.

He entendido que hay que tomar un poco o mejor mucha perpectiva, como dice mi querido Punset que tiene más razón que un santo:

“La realidad de cada día no da para más: parece que cambia cada segundo. Solo cuando se mira al pasado y al futuro en perspectiva se comprende que cualquier tiempo pasado fue peor y que cualquier periodo del futuro será mejor”.

Se me están ocurriendo ideas y ya están sucediendo cosas y estoy dando pasos para hacer realidad mi nuevo proyecto. ¡Sí, veo la luz!

Anuncios

10 comentarios to “Veo la luz al final del túnel”

  1. Diego Says:

    Me quedo sin palabras.. Te deseo todo lo mejor para el futuro y que nuca te falte el optimismo. Estás lo suficientemente preparada para afrontar con ilusión el futuro.

    ¡Suerte!

  2. Carlos Says:

    Supongo que la gente reacciona así porque se pone delante de sus propios miedos. En vez de admirar la audacia de quien sí se atreve, intentamos justificar nuestra “prudencia” de no atrevernos, que nos lleva a menudo a prolongar situaciones infelices. Las apuestas decididas pueden salir bien, mal o regular, pero creo que no hay que resignarse y que hay que intentarlo. Yo en general me he arrepentido más de lo que no he hecho que de lo que sí he hecho. Bravo por tu valentía. Mucha suerte y un besazo. Esto escribí una vez: http://www.lanotadiscordante.com/2009/12/elegir.html


  3. muchas gracias Carlos. Lo que escribes y tal y como es. Aferrándonos a lo que ya conocemos es cómo sorteamos esta cosa de que ‘no hay certezas’, por mucho que nos cueste reconocerlo. Lo que escribes en la notadiscordante es una maravilla. Me ha encantado. Estamos en contacto. Mucha suerte para ti también y un besazo

  4. anónima Says:

    Cristina, permíteme, que sea anónima y qué la forma que he tenido de llegar hasta aquí, quede dentro de mi intimidad, por esto: gracias.

    A veces, cuando comentamos a nuestros allegamos nuestras decisiones, nos sorprenden, cómo tú bien dices, con escepticismo, caras raras, no entienden nada,,,, pero es normal que esto suceda; no todas las personas, estamos en la misma etapa evolutiva, para entender las cosas; y cuando la gente no pasa por el mismo momento que tú o ha pasado, no entienden, cómo puedes dejar un trabajo, con lo mal qué esta el trabajo, una ciudad, una familia, etc., etc..

    Los cambios generan muchas inseguridades, muchos miedos, estrés, obsesiones, un sin fin de cosas!!!, por eso es más cómodo quedarse con lo que tenemos aunque estemos mal; pero hay que tirarse a la piscina, hay que tirarse a la piscina y nadar, nadar, nadar, y cuando se tengan la sensación de que no se puede más y te ahogas, volver a salir y nadar.

    No voy a contarte muchas cosas de mi, porque no nos conocemos, pero sí puedo decirte que yo tb. he llorado mucho, he querido hacer muchos cambios en mi vida, encontrarme con mi yo, mi identidad, vencer mis estados de tristeza, de pena, de angustia, melancolias, desesperación y muchas veces no había salida a todo esto…

    La vida es un constante aprendizaje, y puedo decirte que he aprendido muchas cosas, entre ellas, que tengo claro, lo que no quiero y lucho también por lo que sí quiero, aunque sé que el camino es lento y largo, también sé que estoy en él.

    No quiere enrollarme, pero decirte Cristina, que la gente se sorprende, porque dejes una multinacional, pero quién se ha puesto a pensar cómo están tus emociones, tu vida, tu día a día?.

    He leído mucho, documentado mucho, informado mucho, trabajado mucho, llorado mucho, todo mucho, para poder salir de esto…

    Qué no te preocupes del trabajo, a veces somos felices haciendo cosas que no dan tanto empaque, pero qué a nosotros nos valen.

    Escúchate y persigue tu deseo.

    Te deseo de todo corazón, que escarbes tú interior, sobre todo, que trabajes por tú felicidad, qué luches por lo que quieres, por tus sueños, y sobre todo y más importante, qué no dejes nunca de tener ILUSIONES.

    Si me lo permites te seguiré leyendo y quién sabe, si algún día la vida nos pone en el camino…

    Suerte con beso incluido.


    • hola, gracias por escribir, me alegro muchísimo de que lo hayas hecho! En eso estoy trabajando por la felicidad y por estar bien… si no lo hago yo quien lo va a hacer por mi? 😉 tienes muchísima razón de que esto va de nadar y nadar y cuando no hay fuerzas seguir nadando… así que eso nos toca!.. te mando un beso muy fuerte y un abrazo

  5. Faalinda Says:

    Hola Cristina,
    lo he leído entero y me ha sabido a poco. Has sido muy valiente y muy liberal y y muy divertida. Y lo vas a seguir siendo, porque es tu naturaleza.
    No nos conformemos…que no es necesario.

  6. teletinas Says:

    Cris, no nos dejes, me encataría leer a diario tu dia a dia en Barcelona, eres natural y encantadora y mas tu misma que nunca. un besazo de las telerinas que no te olvidan te eperamos por madrid cuando vengas de visita pues Barcelona no te va a dejar salir de alli , solo de
    visita, cuando te conozca a fondo estara perdida por ti a por ella.

  7. Faalinda Says:

    JODER QUÉ GOZADA EL VIDEO!!!


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: